ÚLTIMAS NOTICIAS

[5]

Advertisement

El Cuplé





Madrid de los 20Comenzamos, un nuevo post y esta vez, es sobre el cuplé, vamos a hablar un poco de lo que es este género musical, quién fueron sus precursoras y quién es en la actualidad la precursora de este arte, pero antes de nada, hemos de dar gracias a Olga María Ramos, puesto que sin ella no hubiéramos accedido a este arte, made in Spain.


El cuplé es un estilo musical, ligero y popular, la palabra viene del francés couplet, que a su vez procede del provenzal cobla. Cobla significa pareja de versos. Según el lingüista Émile Littré, la palabra couplet en el siglo XIX significó en la jerga teatral parlamento o parte hablada. La ortografía couplet se mantuvo en España durante todo el primer cuarto del siglo XX, hasta que se adoptó la hispanización de cuplé.



Montera
Olga María RamosDesde el siglo XVII fueron muy célebres en los escenarios españoles los monólogos cantados por mujeres. Así encontramos, en primer lugar, la jácara y, ya en el XVIII, la tonadilla. Ambas piezas se cantaron tanto dentro de obras de más extensión como por separado, y es aquí donde hemos de buscar el origen del cuplé. A finales del siglo XIX, por la influencia de los espectáculos franceses, se produce una evolución en las tonadillas tradicionales, y así nace el cuplé. Se dice que el primero, La Pulga, una traducción de una canción francesa, fue estrenada por Aurora Bergès en 1893.

Madrid  
Las primeras obras fueron de tono picante, sicalíptico, como se dijo entonces, si bien, ya en 1911, la aparición en escena de La Goya provocó un cambio en este tipo de obras, que se volvieron más decentes, convirtiéndose entonces en un espectáculo para todos los públicos, no como antes, durante el periodo 1893–1911 —en que se denominó a este tipo de teatro «género ínfimo»—, cuando las representaciones eran, normalmente, sólo para hombres. Con La Goya, como decimos, los «géneros ínfimos» pasaron a convertirse en «teatro de variedades».
Con el paso del tiempo los cuplés comenzaron a pasar de moda, y nacieron otras formas de espectáculo de variedades, como es la Revista, que empezará a triunfar en los años treinta, con títulos de tanta relevancia como Las Leandras, en 1931. Terminada la Guerra Civil, el nuevo orden político prohibirá el cuplé como espectáculo, pero éste sabrá defenderse de la quema y el tiroteo, escondido bajo dichas representaciones de varietés a lo largo de todo el franquismo. Hoy día muchas de sus letras han sido injustamente olvidadas, pero algunas aún son recordadas por los mayores, que las consideran parte de su lírica tradicional, e incluso por los más jóvenes, que las oyeron cantar a las abuelas.


Tradicionalmente han sido siempre mujeres, aunque hubo excepciones desde sus comienzos ya que las zarzuelas arrevistadas llevaban cuplets que cantaban los cómicos,y en la época actual (siglo XXI) Suelen ser actrices con voz de tiple, añadiendo una buena figura y rodeadas de una fama de vida desordenada, de lujos y de aventuras. En un principio tenían el nombre de tonadillera, apelativo que subsistió hasta el siglo XX junto con el de cupletista.

Aparte de esta introducción un tanto de carácter histórica, para Siracusina, el cuplé podría definirse con las hermosas palabras que nos sirvió en este vídeo Olga María Ramos, de su difunto padre. 

Esta entrevista, no es casual que se haga, puesto que la realizamos en las Jornadas sobre Raquel Meller, ¿no sabes quién? Don´t worry  sigue leyendo ahora abriremos una caja de sorpresas. 


niña bonita
 Raquel Meller (Tarazona, 9 de marzo de 1888 – Barcelona, 26 de julio de 1962), nacida Francisca (Paca) Marqués López, fue cantante, cupletista y actriz de cine española. Durante los años 20 y 30 del pasado siglo fue la artista española de mayor éxito internacional. Estrenó famosas canciones como La Violetera de José Padilla. En su pueblo natal, sita en el Teatro Bellas Artes, existe una sala-museo o exposición permanente sobre la cantante.

Hija de aragonés y de riojana (de Inestrillas, donde su padre era el herrero del pueblo), nació en Tarazona, provincia de Zaragoza, en el popular Barrio del Cinto. Su padre trabajaba como herrero en la llamada Venta de Baqueca, en tanto que su madre se empleaba en una tienda de ultramarinos. Pasa temporadas con sus abuelos maternos en Inestrillas y también con los paternos en Añón de Moncayo, donde también su abuelo había ejercido de herrero. Creció en Francia al cuidado de una tía materna, religiosa clarisa, hasta volver a reunirse con su familia en Poble Sec, barrio de la ciudad de Barcelona. En la capital catalana trabajó en un taller de confección. Fue por entonces cuando conoció a la célebre cantante Marta Oliver, quien advirtíó el talento vocal de la joven Paca.

Raquel Meller
Bajo el tutelaje de Marta Oliver, Paca debutó en el salón La Gran Peña en febrero de 1908 bajo el nombre de La Bella Raquel. Poco después cambió definitivamente su nombre a Raquel Meller, con apellido de sonido alemán, al parecer en recuerdo de un amor de dicha nacionalidad.

El 16 de septiembre de 1911 Raquel hace su gran debut en el Teatro Arnau de Barcelona. Fue en esa época en donde cantó La Violetera y El Relicario, las dos canciones compuestas por José Padilla que la hicieron famosísima.
En 1917 Raquel conoce al escritor y diplomático guatelmateco Enrique Gómez Carrillo (Enrique Gómez Tible, quien cambiaría su segundo apellido cuando los españoles le llamaron burlonamente "Comestible"); se casa con él en 1919, pero el matrimonio se rompió en 1922. El mismo año, Raquel celebró sus primeros triunfos en París (Olympia), Argentina, Uruguay y Chile. En 1926 hizo una gran gira por los Estados Unidos, recorriendo Nueva York, Filadelfia, Chicago, Boston, Baltimore y Los Ángeles.

Sorolla
Hacia 1930 Raquel atrajo la atención de Charlie Chaplin, quien le ofreció interpretar un papel principal en su película Luces de la ciudad (City Lights, 1931), sin éxito. Chaplin sí incorporó la melodía de la canción La Violetera de José Padilla como tema principal en esta película, omitiendo la autoría del maestro Padilla. En 1922 Raquel dio un primer paso en su carrera cinematográfica. Entre sus grandes éxitos se encuentran Violetas imperiales (1923) y Carmen (1926), aún en el cine mudo. En 1932 rodó una segunda versión de Violetas imperiales para el cine sonoro, y en 1936 comenzó con el rodaje de Lola la de Triana, cuya producción fue interrumpida por la Guerra Civil española.
Disfraz


En los años treinta Raquel residió en Francia, disfrutando de su celebridad. Superó en popularidad e ingresos durante varios años a estrellas como Carlos Gardel y Maurice Chevalier. Su voz, belleza, elegancia, grandes ojos negros y su talento como cupletista le garantizaban el estrellato. Admiradores como la propia Sarah Bernhardt la llamaron «genio». Antes de que ella apareciera en escena, los cuplés se veían como canciones de género ínfimo. Las interpretaciones de Raquel Meller dieron al cuplé un aceptable nivel social.

La Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial provocaron un cambio abrupto en su carrera. En 1937 viajó a Argentina, donde permaneció hasta 1939. Después de la Guerra Civil volvió a Barcelona, logrando de nuevo la popularidad con la obra teatral de José Padilla La Violetera. En Barcelona se casó por segunda vez con el empresario francés Demon Sayac. Aunque nunca se divorciaron, decidieron vivir separados.
[editar]Últimos años en el olvido

Durante los años siguientes, poco a poco, Raquel Meller se quedó sola y medio olvidada en Barcelona. Poco después del estreno de las películas El último cuplé (1957) y La violetera (1958) con Sara Montiel, en donde se cantaron los éxitos de su tiempo de gloria, Raquel trató de recuperar su fama de estrella, pero fracasó, ya que nadie se acordaba de ella. Nunca tuvo hijos propios, pero adoptó a dos. En 1962, cuando llevaba algún tiempo alejada del espectáculo, sufrió una caída que agravará su enfermedad coronaria. El 26 de julio de 1962 fallecerá en el Hospital de la Cruz Roja de Barcelona acompañada de su hijo y de la presidenta del Hospital, Condesa Pilar de Lacambre, gran amiga de la artista. El entierro, en el Cementerio de Montjuïc de Barcelona, fue multitudinario y toda la prensa se hizo eco de la sensible pérdida.

Las jornadas, las cuales nos invitó Olga María Ramos, se habló de esta gran artista. A continuación os dejamos un enlace dónde podréis conocer más cosas sobre el cuplé e incluso a la última cantante que queda en España y que ha seguido la tradición de este arte: http://www.olgamariaramos.com/ 

Para acabar os dejamos, la última entrevista que le hicimos a Olga María Ramos sobre Raquel Meller y algún que otra vídeo sobre los cuples mas famosos. 


El Cuplé El Cuplé Reviewed by Patricia Elena Sandulescu on enero 18, 2013 Rating: 5

5 comentarios:

  1. Maravilloso...
    Os invitamos a saber más del Cuplé en nuestro blog:
    http://delcuplealarevista.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Las colaboraciones siempre son bienvenidas:claro que echaremos un vistazo!!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por recordar este embrujador género

    ResponderEliminar

Image Link [http://2.bp.blogspot.com/-2ihV20d2UUI/WAEoFcq5RgI/AAAAAAAAE30/mzKKRCFKeqwg-9Yv5XEDz31l7bz_aUE2gCK4B/s1600/481654_4964392228697_341455984_n.jpg] Author Name [Hermanas Sandulescu] Author Description [Somos las Hermanas Sandulescu, somos intelectuales especiales es decir no somos normales, ni queremos serlo. Seas bienvenido a nuestro sitio particular de cosas elegantes e intelectuales para gente intelectual y elegante. Disfruta quédate el tiempo que quieras, este es tu hogar en la red.] Twitter Username [milvussan] Facebook Username [HellenBudea] GPlus Username [none] Pinterest Username [none] Instagram Username [hellen_budea]